Serie: Libres para conquistar

Introducción a la serie

Como pastor, he identificado que muchos de los obstáculos que los cristianos enfrentan en su diario vivir no se relacionan a las circunstancias que les rodean, sino a la atmósfera interior, al sistema de ideas y pensamientos que han aceptado.

Esta serie tiene el propósito de despertar en tu vida el hambre por la renovación de la mente en Cristo según Romanos 12:2. Renovar la mente, es importante para la conquista de los planes y propósitos de Dios para nuestras vidas.  

Así es, Dios tiene un plan para cada uno de sus hijos y es un plan de bendición único y especial (Jeremías 29:11).  Conquistar dichos planes, requiere libertad. Un preso o esclavo no tiene la capacidad de realizar sus planes, pero el libre sí. ¡Hoy el Señor declara sobre tu vida es tiempo de tu libertad, pues quiero hacerte un conquistador!

Despojándonos de la mentalidad de esclavitud

Lectura inicial: Éxodo 1: 6-22

Introducción al mensaje

No sé si le ha pasado, pero a veces uno se cuestiona el porqué de las cosas. Por ejemplo, cuando estaba preparando este mensaje me pregunté, porqué el sándwich de jamón y queso por regular se hace en el siguiente orden: jamón, queso, ensalada y aderezos. ¿Será que en otro orden sabe diferente? Puede que tenga mucha lógica hacerlo así, pero alguna vez te has preguntado el por qué.  

Así como el sándwich de jamón y queso, hay muchas cosas en nuestras vidas que hemos aprendido, que llevamos años haciéndolas, sin cuestionarlas, sin saber qué hay otras forma, otra manera.

Cuando venimos a Cristo, llegamos llenos de amarguras, así como estaban los israelitas en Egipto. Nuestras mentes han sido viciadas (dañado, alterado) debido a la pasada manera de vivir del mundo (Efesios 4:22).  Llegamos con mentalidad de esclavitud o inmadurez espiritual (Gálatas 4:1).

Identificando la mentalidad de esclavitud

  • El esclavo vive en modo de sobrevivencia
  • El esclavo no puede ahorrar para el futuro y vive todo el tiempo en la deuda
  • El esclavo es dominado por la circunstancias
  • El esclavo depende de algo o de alguien para su felicidad
  • Es esclavo no tiene derecho a opinar, tiene miedo, pues si lo hace es maltratado
  • Es esclavo no tiene esperanza, todo la vida será esclavo
  • El esclavo piensa que su destino está determinado por la sociedad, una situación familiar o espiritual
  • Es esclavo no conoce a Dios como Padre, no tiene una relación íntima con Dios, pues lo ve como un enojado dictador, exigente, dispuesto a enviar su juicio
  • Para el esclavo, la libertad sería un verdadero milagro, por eso es su petición constante

Identificando la inmadurez espiritual

Otra forma de la mente de esclavitud según Gálatas 4:1

Señales de inmadurez

  • Carencia de visión y propósito
  • Se queja de la provisión, aunque sea maná del cielo
  • Siempre recuerda el pasado
  • Al venir la dificultad quiere volver a su pasada manera de vivir
  • Depende de otros para comunicarse o relacionarse con Dios
  • No saben identificar la voz de Dios y en muchos casos les incomoda
  • Rebeldía contra las autoridades
  • Se limita a creer que la salvación es sólo escapar del infierno para ir al cielo
  • Espera que Dios lo haga todo sin su participación (Ora diciendo «hazlo tú Señor»)
  • Su oración es un monólogo sin respuesta
  • Le incomoda el mensaje de amor y gracia, pero le agrada el mensaje de juicio, dureza y demanda

Si hemos identificado alguna de estas señales de inmadurez o esclavitud espiritual, no es tiempo de sentirnos avergonzados. ¡Todos los que estamos en Cristo hoy, estamos en el proceso de transformación!

¡Es tiempo de despojarnos! Romanos 8:15 dice: «Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!»

Es tiempo de decir ¡basta ya! Por mucho tiempo hemos vivido limitados e intimidados por Faraón, por el espíritu que opera en el mundo. Somos hijos e hijas de Dios, compradas a precio de sangre. 

Dios quiere sanarte y libertarte para hacerte un conquistador. Un hombre y una mujer que viva en íntima comunión con Dios, conociendo sus pensamientos y recibiendo de él las estrategias constantes para la conquista de nuestra tierra prometida.

Libertad y adopción en la escuela del desierto
Parte 1

Lectura inicial: Éxodo 14:1-4,10-11,13-18

Introducción al mensaje

En el pasado mensaje identificamos una serie de indicadores de la mentalidad de esclavitud y la inmadurez espiritual. En esta ocasión, vamos reflexionar sobre el proceso por el cual todos nosotros pasamos al convertirnos a Cristo, proceso por el cual nuestros pensamientos son renovados por los principios del Reino de Dios (Romanos 12:2).

Pero antes de continuar, debemos comprender el panorama histórico que tenemos delante de nosotros en la lectura del capítulo 14 de Éxodo. Luego de 430 años de esclavitud, el pueblo de Israel es liberado de la esclavitud a través de señales, milagros y prodigios. Lo último que sucedió antes de salir, fue el sacrificio de la pascua, símbolo de la muerte de Jesucristo. 

Ahora Israel está en justo en la entrada del desierto, frente al Mar Rojo, dirigido por el caudillo libertador que Dios había escogido y justo detrás de ellos estaba Faraón y su ejército.  La mayoría puede pensar que el pueblo de Israel y Moisés están enfrentando una situación difícil por las circunstancias que los rodean, pero la dificultad real, está en el interior, en el sistema de pensamientos, miedos y dudas, que les impiden reconocer su nueva realidad: ¡han sido libertados y constituidos pueblo de Dios!

La escuela del desierto – Curso introductorio frente al mar Rojo

  1. 4 – es Dios quien permite que sus hijos sean perseguidos por Faraón para glorificar su nombre (Juan 9:1-3)
  2. 10 – ante la persecución y la crisis, Dios comienza a glorificarse a través de la adoración de sus hijos, acción que nos introduce en el Reino (Hechos 14:22; Romanos 5:3-5; 2 Corintios 1:4)
  3. 11-13 – la persecución y la crisis, hará brotar la queja de los creyentes inmaduros, pero invitará a los maduros a proclamar las promesas de su Palabra (Mateo 6:31-34; Efesios 6)
  4. 14 – la meta del curso introductorio en la escuela del desierto, es aprender que las batallas se conquistan confiando, adorando y obedeciendo las instrucciones específicas de Dios, en otras palabras: ¡por la fe! (Efesios 6:10-18)
  5. 15-16 – lección de liderazgo introductorio frente al mar Rojo: ¡oremos hasta recibir la Palabra de Dios Rhema! Si ya hemos recibido una Palabra de Dios Rhema, no es tiempo de clamar sino de marchar, no es tiempo de orar, sino de extender la vara para que se abra el mar (Mateo 6:12, 19; Hechos 8:29)
  6. 28-30 – el mismo milagro que nos hizo libres, es el milagro que derrotó a nuestros enemigos (Colosenses 2:13-15)

Libertad y adopción en la escuela del desierto
Parte 2

Lectura inicial: Éxodo 15:1-2; 16:4,29

Introducción al mensaje

En los últimos 2 mensajes identificamos las señales de la mentalidad de esclavitud y la inmadurez espiritual. Además comenzamos a establecer las principales lecciones de la escuela del desierto, en otras palabras, hemos comenzado a entender las razones del sufrimiento y las dificultades en la vida cristiana.  En el mensaje de hoy, continuaremos revelando las lecciones de vida que Dios enseñó a su pueblo durante su jornada en el desierto antes de llegar a la tierra prometida. Mi expectativa es que estas lecciones le ayuden a reconocer su actual estado espiritual y le ayuden a sobrellevar con éxito la etapa del desierto en su vida.

Luego del capítulo 14 de Éxodo encontramos la jornada del pueblo de Israel a través del desierto antes de llegar a la tierra prometida de Canaán. Esta jornada comenzó con una poderosa liberación del yugo de esclavitud en Egipto, el cruce milagroso del Mar Rojo y ahora en el capítulo 15 vemos al pueblo de Israel celebrando su libertad. Esta gloriosa celebración con danza y pandero, fue la siguiente lección de la escuela del desierto. Comenzando con esta, señalaré 7 lecciones adicionales en esta nueva etapa de la historia.

  1. Éxodo 15:1-2: La prueba y la dificultad en la vida tienen el fin de producir un cántico nuevo, una alabanza única y especial en nuestros labios (Salmos 40:2-3; Efesios 1:3-10).
  2. Éxodo 16:4: La prueba y la dificultad en la vida tienen el fin de hacernos totalmente dependientes de Dios y de su provisión. (Mateo 6:9-13; Juan 15:4-5).
  3. Éxodo 16:4: La prueba y la dificultad en la vida es porque Dios quiere desarrollar hombres y mujeres que dependan más de la sabiduría y poder del Espíritu Santo y menos de la sabiduría y poder humano (1 Corintios 2:3-5;12-14).
  4. Éxodo 16:29: Dios desea que separemos un tiempo de cada día y un día de cada semana con dos fines primordiales: la comunión con Dios y el compartir en familia. El principio del día de reposo tiene el propósito de formar hombres y mujeres de fe, que confían plenamente en el cuidado y la provisión de Dios.  La queja continuará saliendo de los labios de aquellos que no comprenden el principio del día de reposo.
  5. El tiempo en que aparentemente Dios se olvida de nuestra provisión (lo comúnmente llamamos crisis o escasez), es realmente el tiempo que Dios ha señalado para que descansemos y disfrutemos su presencia (Hechos 9:8-12).
  6. Es común que en medio del desierto veamos en ocasiones una provisión mayor o sobreabundante. Cuando esto suceda debemos saber que Dios desea que reservemos para el tiempo de reposo y comunión con él (Proverbios 21.20; Proverbios 30.24-25).
  7. Jesús es el verdadero Reposo para todos los que han creído en él (Gálatas 2:16; Hebreos 4:3). El etapa del desierto debe llevarnos al regazo de Cristo (Mateo 11:27-30).

Conquistando la identidad de hijos de Dios

Lectura inicial: Mateo 4:1-11

Introducción al mensaje

En los últimos mensajes de la serie «Libres para conquistar» hablé acerca de la mentalidad de esclavitud y la inmadurez espiritual.  Entre otras cosas aprendimos que cuando las circunstancias nos dominan, se nos dificulta ver a Dios como Padre y vivimos sin propósito y visión, es porque estamos siendo controlados por una mentalidad de esclavitud e inmadurez espiritual. También hemos enseñado 14 lecciones que debemos aprender en medio de las dificultades que experimentamos en la vida. Hagamos un repaso:

  1. Es Dios quien permite la prueba y la dificultad, para glorificar su Nombre.
  2. La crisis del desierto es necesaria para provocar la clase de adoración que nos introduce en el Reino de Dios.
  3. La crisis del desierto hace brotar la queja cuando hay inmadurez espiritual, pero  invitará a los maduros a proclamar las promesas de su Palabra.
  4. La crisis del desierto se conquista confiando, adorando y obedeciendo las instrucciones específicas de Dios.
  5. Cuando hemos recibido instrucciones específicas en oración, ya no es tiempo de clamar sino de conquistar.
  6. El sacrificio de Cristo produjo el milagro de nuestra libertad.
  7. El sacrificio de Cristo produjo la derrota de nuestros enemigos.
  8. La victoria en el desierto tiene el fin de producir un cántico nuevo, una alabanza única y especial en nuestros labios.
  9. La limitación en el desierto tiene el fin de hacernos totalmente dependientes de Dios y de su provisión.
  10. La limitación en el desierto es porque Dios quiere desarrollar hombres y mujeres que dependan más de la sabiduría y poder del Espíritu Santo y menos de la sabiduría y poder humano (1 Corintios 2:3-5;12-14).
  11. La victoria en el desierto depende de cuan mantengamos el principio del día de reposo, apartando tiempo diario y semanal para la comunión con Dios y el compartir en familia.
  12. El tiempo en que aparentemente Dios se olvida de nuestra provisión (lo comúnmente llamamos crisis o escasez), es realmente el tiempo que Dios ha señalado para que descansemos y disfrutemos su presencia (Hechos 9:8-12).
  13. En tiempos de provisión sobreabundante debemos aprender a reservar para los días de descanso y comunión.
  14. Jesús es el verdadero Reposo, a cuyo regazo debemos acudir durante la jornada del desierto en nuestras vidas.

En esta ocasión nos adentramos en identificar el por qué de todas las crisis que vivimos en esta escuela del desierto. El doctorado en el «Desert University», se trata de vivir 24/7 con una mentalidad de hijos de Dios. Dios desea que conquistemos nuestra identidad cómo hijos e hijas de Dios y maduremos como tales. Él desea que en medio de toda dificultad de la vida, no olvidemos que él es nuestro Padre, y nosotros, sus amados hijos. Una vez conquistemos la identidad de hijos en la escuela del desierto se desatará una unción de conquista imparable, cuyo fruto es el establecimiento del Reino de Dios a donde quiera que pisen las plantas de nuestros pies.

Hoy aprenderemos a conquistar a la manera de Cristo, en Mateo 4:1-11. Aprenderemos 7 principios de conquista de los hijos de Dios:

  1. Para conquistar es necesario someterse a la autoridad para ganar autoridad (Mateo 3:13-17). Jesús se sometió al bautismo de Juan para cumplir toda justicia justo antes de recibir el testimonio del Padre y el poder del Espíritu Santo. De esta misma manera, Josué tenía un Moisés, Timoteo tenía un Pablo, los apóstoles tenían a Cristo y nosotros tenemos nuestros pastores (Romanos 13:1; Hebreos 13:7,17).
  2. Mateo 4:1: Para conquistar debemos seguir siempre las instrucciones de Dios, aunque nos lleve a un periodo de crisis y escasez (Romanos 5:3-5).
  3. Marcos 1:12-13: Para conquistar debemos saber que nuestro enemigo no descansa ni un sólo día (Efesios 6:12; 2 Corintios 2:11; Efesios 4:27).
  4. El conquistador espiritual entrena mediante el ayuno y la oración. De esta manera quebranta su dependencia del sustente físico y se hace dependiente del sustento espiritual, necesario para la conquista (Mateo 6:16-18).
  5. Mateo 4:3-7: Para conquistar debemos saber que lo primero que está bajo ataque es nuestra identidad como hijos de Dios. Identidad que sólo se sustenta en el conocimiento de la Palabra de Dios (Romanos 8:14-19).
  6. Mateo 4:8-10: Para conquistar a la manera de Dios, NUNCA debemos tomar los atajos cortos y fáciles. El atajo corto y fácil le ofrece adoración a satanás. El camino ardua y difícil le ofrece adoración y respeto a Dios (Mateo 7:13-15).
  7. Mateo 4:11: Para conquistar debemos saber que cada vez que vencemos la tentación nos movemos en lo sobrenatural, se acrecienta la unción sobre nosotros y ángeles son delegados a nuestro servicio (Santiago 1:12; Juan 1:51).

¡Prepárate para conquistar tu herencia!

Lectura inicial: Josué 1:1-9

En la última reflexión, procuré motivarle a conquistar su identidad como hij@ de Dios. Establecimos que nuestra meta es vivir 24/7 con una mentalidad de hijos de Dios, aún en medio de las circunstancias adversas. Dios desea que maduremos en nuestra identidad como hijos e hijas de Dios y alcancemos plena confianza en sus promesas. Con este mensaje culminamos la serie «Libres para Conquistar» y para cerrar nos adentraremos en los preparativos para una vida de conquista.  

Josué capítulo 1 comienza como una continuación del capítulo 34 de Deuteronomio, donde se narra la muerte del Moisés. Como es de conocimiento general, Moisés fue el hombre que Dios usó para liberar a Israel de la esclavitud en Egipto con señales, milagros y prodigios extraordinarios. Pero no fue él quien lideró la conquista de la tierra prometida, sino su siervo Josué, a quién Diós levantó y formó en el desierto sirviendo a Moisés. También una nueva generación se levantó en el desierto, una generación de conquistadores, gente sin mentalidad de esclavitud, gente dispuesta a creer las promesas de Dios, dispuesta a obedecer para conquistar su herencia.

La herencia

Para el pueblo de Israel, la herencia era un tierra de cual se decía fluía leche y miel, una tierra de prosperidad y sobreabundancia (Deuteronomio 8, 11:8-14).  Para nosotros los que estamos en Cristo, la herencia es mucho más abundante. Pues tenemos promesas para esta vida y para la vida eterna (Marcos 10:29-31; Juan 10:10). Al pueblo de Israel se le prometió una tierra próspera y nosotros se nos ha prometido un Reino próspero. ¡En Cristo somos los herederos del Reino de Dios! (Mateo 25:33-35, Efesios 1:3-8 y 2:4-7).  

El Reino que hemos heredado en Cristo es justicia, paz y gozo en el Espíritu (Romanos 14:17). 

Piensa en algo justo, piensa en todo lo que conlleva a la paz, piensa en todo lo que produce gozo, piensa en todo el fruto del Espíritu Santo y estarás pensando en el Reino de Dios, en la herencia de Dios para ti y para mi. 

La preparación para conquista

Ya sabes lo estás llamad@ a conquistar, ahora quiero que meditemos en aquello que es necesario para lograrlo. Para conquistar tu herencia …

  • Josué 1:3 – comprende la estrategia de conquista: Dios te la entregó, pero tú debes ir conquistar.
  •  v. 5 – recuerda que siempre Dios estará contigo y no te desamparará
  • v. 6 – entiende que nada viene por casualidad, debes esforzarte y ser valiente. Vendrán momentos de temor y enfrentarás cosas difíciles, pero si persistes lo lograrás.
  • v. 7 – no sólo te esfuerces en conquistar, esfuérzate en obedecer.
  • v. 8 – observa que el éxito está en conocer plenamente los mandamientos de Dios y ponerlos en práctica.

Como dice la Biblia en Marcos 10:29-31, vendrán tribulaciones, pero recibiremos nuestra herencia. Así que anímate en la conquista, recuerda quién eres en Dios, entrénate en el conocimiento de su Palabra y recibe tu herencia, preparada para ti, desde la fundación del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.