Pasos para una vida abundante

En el pasado programa hablamos de los planes de bienestar que Dios tiene para todos nosotros y culminamos hablando un poco de que las pruebas, las cuales son herramientas que Dios usa para formar en nosotros el carácter de Cristo.  Hoy, a manera de continuación, quiero enfocarme un poco más en ese proceso de formación con el fin de ayudarte a dar el siguiente paso en tu relación con Dios.   

Comenzaré por desenmascarar un pensamiento falso que ha tenido muchas de personas en oscuridad y sufrimiento durante toda su vida. Es una mentira del enemigo el pensamiento de que debes arreglar tu vida primero antes de buscar al Señor o visitar una iglesia. Esto es un pensamiento religioso y mundano que ha tenido la vida muchos esclavizada a patrones de conducta pecaminosos durante muchos años. Los sumerge en la frustración, pues nunca pueden arreglar del todo sus vidas. Otro pensamiento similar que ataca a los cristianos, también es mentiroso y satánico:  “jamás podré alcanzar mi propósito en Dios, pues no puedo alejarme de este vicio o pecado repetitivo”.  Hoy vengo a decirte en el nombre del Señor, ¡que sí vas a alcanzar tu propósito y si vas a poder vencer ese pecado que te agobia!

Verdad principal:   Dios sabe lo difícil que se hace en nuestras fuerzas obedecer sus mandamientos, por eso quiere reformar tu corazón de manera que puedas disfrutar de la vida abundante que siempre ha tenido planificada para ti desde antes de crear el mundo.   

Enseñanza:

Dios ha provisto todo lo que necesitas para que logres alcanzar un futuro lleno de esperanza, vivir una vida abundante y llena de gozo.  A través del estudio de las Escrituras veremos esta provisión.  Hoy  compartir contigo 4 pasos importantes que he descubierto en la Palabra de Dios para apoderarnos de esta provisión divina:

Primeramente quiero que te enfoques en el resultado, o sea, la meta del proceso:

La vida abundante:   Jesús vino a darte vida en abundancia aquí y ahora  (Juan 10:10), no es una fantasía religiosa, es una vida real, en donde a través de la experiencia puedas comprobar por ti mismo que es buena, agradable y perfecta.  ¡Es decir que no hay nada mejor! (Romanos 12:2).  Cuando nos enfocamos en las metas, se desatan grandes cantidades de energía física y emocional en nuestras vidas.  Por eso quiero que mires lo que tienes de frente, tu meta, esa vida victoriosa que anhelas en Dios.  ¡Esa vida abundante es posible!  

Enfócate en algo preciso:

  • Deseo ver mi familia o matrimonio restaurado
  • Quiero ser libre financieramente
  • Quiero vivir en integridad y abandonar cierto pecado específico
  • Quiero ser sano emocionalmente y perdonar a los que me han herido

Ahora quiero invitarte a dar ese primer paso, si no lo has dado, pues vivir la vida abundante no es posible sin Cristo. Todo comienza con Dios.  Dios amó el mundo y te amó a ti, de tal manera que dio a su Hijo para poder salvarte de una eternidad en soledad, perdido y sin esperanza.  (Juan 3:16).  

Primer paso: Recibir un nuevo corazón por la fe en Jesucristo.  

Romanos 10:9
que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Tito 3:5-6 (Nueva Versión Internacional)

5 él nos salvó, no por nuestras propias obras de justicia sino por su misericordia. Nos salvó mediante el lavamiento de la regeneración y de la renovación por el Espíritu Santo,6 el cual fue derramado abundantemente sobre nosotros por medio de Jesucristo nuestro Salvador

Jeremías 31:33-34 (Nueva Versión Internacional)

33 »Éste es el pacto que después de aquel tiempo haré con el pueblo de Israel —afirma el Señor—: Pondré mi *ley en su *mente, y la escribiré en su *corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. 34 Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo, ni dirá nadie a su hermano: «¡Conoce al Señor!» , porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande, me conocerán —afirma el Señor—. Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados.» 

Cuando recibimos a Jesucristo como Señor y Salvador, su Espíritu viene a morar en nosotros y nos brinda un nuevo corazón.  Este corazón nuevo, es por naturaleza santo y justo, pues es nacido del Espíritu Santo.  Lo que quiere decir que por naturaleza quiere agradar a Dios.  En este nuevo corazón, es decir el espíritu de nuestra mente, Dios escribe sus mandamientos por medio de la obra del Espíritu Santo en nosotros.

Ahora bien, la gran pregunta inmediata es: ¿si ya soy salvo, por qué no puedo vivir la vida abundante de la que Jesús habló?  La respuesta más simple es porque aún seguimos enfrentando un conflicto con nuestra propia naturaleza pecaminosa, la cual sigue activa en nuestro cuerpo físico y en la mente humana, a través de ideas y pensamientos profundamente enraizados en nuestra conducta.  Este conflicto tendrá su fin ya sea al morir en Cristo o en la segunda venida de Cristo, cuando recibiremos un cuerpo totalmente incorruptible.

Segundo paso:  Identifica conductas, pensamientos, emociones e ideas contrarios a la voluntad de Dios y cámbialos por verdades reveladas en la Escritura.

Efesios 4:23-24 (Nueva Versión Internacional)

23 ser renovados en la actitud de su mente;24 y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y *santidad.

Romanos 12:2 (Nueva Versión Internacional)

2 No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. 

Ejemplos:

  1. El mundo decir una mentira de vez en cuando es necesaria para poder sobrevivir en este mundo.  Jesús dice que la mentira es de Satanás, y todo el que dice mentiras se está ligando a él.  Sólo la verdad nos liberta, aunque la verdad puede que tenga consecuencias inmediatas difíciles, el futuro es esperanzador cuando se vive en la verdad.
  2. En tu cuerpo existe el impulso sexual y tu carne te dice que lo debes satisfacer de cualquier modo.  Jesús dice que el placer sexual está destinado al matrimonio entre un hombre y una mujer, y que sólo dentro de este marco, se disfruta a plenitud este impulso natural del ser humano.
  3. Satanás te dice no puedes, tu problema es muy grande, eres un fracasado, jamás lo lograrás.  Jesús te dice déjame ayudarte, si dependes de mí, podrás vencer cualquier obstáculo.

El proceso:

  • A través de este proceso , el Espíritu Santo escribe en nosotros los mandamientos de Dios.  Pues la fe viene por el oír la Palabra de Dios (Ro. 10:17).
  • Este proceso de identificación y sustitución no puede darse puramente a solas, pues al recibir a Jesús, también has recibido una familia, la cual es llama iglesia.  Necesitas unirte al cuerpo visible de Cristo en la tierra y recibir enseñanza y apoyo en la fe.  En la interacción con otros hombres y mujeres de fe, y con la guianza de un pastor tu fe es pulida, confirmada, sostenida y apoyada.
  • No es memorizar información bíblica lo importante, sino aprender las verdades y principios revelados en la Palabra.
  • Si desarrollas una disciplina privada de lectura y aprendizaje de la Biblia, en compañía de tu iglesia y tu pastor, pronto comenzarás a ver frutas en tu relación con Dios, tu vida personal, tus relaciones, tus finanzas y todo a tu alrededor.

Tercer paso: Pon en práctica los principios que has aprendido, aunque tengas una lucha con tus propias emociones y sentimientos.

  • Romanos 12:2 nos dice que debemos comprobar la voluntad de Dios.  Es aquí donde estamos a punto de entrar en la vida abundante.  Pues a través de la práctica de la justicia, descubrimos que la justicia se disfruta más que los placeres temporales de la carne y el pecado.
  • También a través de la práctica, nuestro aprendizaje se vuelve parte integral de nuestra conducta, hasta volverse natural en nosotros.  

Finalmente disfruta la vida abundante, y si aún tienes áreas de luchas, no te rindas y vuelve a entrar en el proceso de Dios. Pues el que comenzó la buena obra en nosotros la terminará (Filipenses 1:6).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.