Banner

Biblia En Línea

Entre el pasaje, palabra clave o tema que desea encontrar



BibleGateway.com

¿Te gusta esta página web?

Debemos cuidar la casa de Dios: el cuerpo PDF Imprimir Correo electrnico
Escrito por: Freddy Miller   

En 1 Corintios 6:18-20 el Señor Jesucristo nos exhorta a guardarnos de todo aquello que puede dañar nuestro cuerpo físico. Principalmente este pasaje nos manda a huir de la fornicación o inmoralidad sexual. La inmoralidad sexual o fornicación es cualquier práctica sexual fuera del pacto matrimonial. Según la Palabra de Dios, el matrimonio entre un hombre y una mujer, es el único ambiente saludable y legal para las relaciones sexuales. El sexo en el matrimonio es una gran bendición de Dios, pero fuera del matrimonio es una amenaza no sólo para la salud física, sino para la salud emocional y espiritual.

El pasaje nos enseña que el cuerpo es templo de Dios y que no es nuestro sino de Dios. No podemos ignorar que vivimos en el templo de Dios: el cuerpo. Aprendamos a cuidar la casa de Dios, nuestros cuerpos, y enseñemos a nuestra pareja e hijos a cuidarlo también. No sólo huyamos del acto físico de la inmoralidad sexual, sino de todo lo que puede inducirnos al pecado: como la pornografía, conversaciones obscenas, series de televisión y películas de alto contenido sexual o violento, música con letras obscenas o letras que contradigan los principios morales y bíblicos. Guardemos nuestros 5 sentidos de la basura del mundo, pues todo eso poco a poco va contaminando el alma y seduciéndonos sin darnos cuenta a una vida alejada de Dios.

Finalmente, no sólo cuidemos el cuerpo en el área sexual, sino también cuidemos del mismo a través del descanso suficiente, la alimentación saludable y el ejercicio. Evitemos todo contaminante del cuerpo como el cigarrillo, el alcohol y las drogas. Pues en todo lo que sea posible debemos cuidar el templo de Dios: nuestros cuerpos. Seamos diligentes en vivir este mandamiento de Dios y enseñarlo a nuestra pareja e hijos con el ejemplo, y seremos en todo prosperados.

1 Corintios 6:18-20 (Reina-Valera 1960)

18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?

20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. 

 
RocketTheme Joomla Templates  © 2006 - 2013 One Family Praise Ministries Inc. | Diseñado por EMPRESAVIVA.COM